La industria petrolera norteamericana recurre a fusiones y adquisiciones para sobrevivir.

Share: