3 Dic 2018

LA VANGUARDIA, 2 Diciembre 2018. Las petroleras lanzan un mensaje al Gobierno: dejarán de invertir en España si se continúa con el anteproyecto de ley que prohíbe la venta de vehículos de combustión e híbridos para el 2040 y su circulación para el 2050. Los principales ejecutivos del sector transmitieron este mensaje a principios de semana a la ministra de Industria, Reyes Maroto, en un foro del sector.

El presidente de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Luis Aires, lamentó que la intención del Gobierno“socava los principios de libertad y progreso” del sector. Es más, recordó al Ejecutivo de Pedro Sánchez que en plena crisis,se ha ninvertido 8.000 millones de euros en modernizar las refinerías en España. Por otra parte, consideró que la obligación para las estaciones de servicio de instalar puntos de recarga, con sanciones que pueden llegar hasta los 30 millones de euros si no se llevan a cabo, “no parece respetar el principio de libertad”. ¿Quién va a pagar esas inversiones, que no se van a amortizar en su vida útil? ¿Vamos a generar un nuevo déficit de tarifa como el de las primas a las renovables?, se preguntó. 

El consejero de Cepsa, Pedro Miró, le dejó muy claro a Maroto que las intenciones del Gobierno no han sentado muy bien en su casa matriz,con lo que podría redirigir inversiones hacia otro países; mientras que Antonio Brufau, presidente de Repsol, le dejó claro que en su compañía las decisiones se toman en España, pero podrían ir por el mismo camino. Esta semana circuló un nuevo borrador del  anteproyecto de ley en el que habían desaparecido las fechas de 2040 y 2050. Sin embargo, el pasado viernes la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, reiteró que se mantienen ambos plazos. Además, Luis Aires, recordó que se pagan unos 17.000 millones por impuestos especiales a los carburantes, por lo que planteó “¿qué impuestos se van a subir para recaudar eso cuando prolifere el coche eléctrico?”.