10 Mayo 2017
LA VANGUARDIA, 10 Mayo 2017. El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha anunciado este que instará al Gobierno español a impagar la indemnización a la empresa concesionaria de la plataforma Castor y a pagar, a su vez, a todos los afectados por los seísmos "perfectamente imputables" a la inyección de gas. En una rueda de prensa tras reunirse con entidades en defensa de los consumidores y colegios profesionales, Ribó ha explicado las medidas que han acordado tras estudiar el informe del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés).
 
El Síndic, que pedirá al Defensor del Pueblo que actúe en la misma línea, ha criticado al Gobierno por haberse limitado a utilizar métodos "estándares" y haber olvidado los "no estándares", como los que reclamaban algunas asociaciones de la zona, y ha recordado que "se han silenciado" estudios que no interesaban. Ribó, que llevará el informe del MIT al juzgado de Vinaròs que investiga el caso, trasladará toda la información a la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O'Reilly, y le pedirá que inste a la Comisión Europea y al Banco Europeo de Inversiones, que financió el proyecto, a asumir responsabilidades.
 
El Síndic, que ha pedido responsabilidades políticas, se dirigirá asimismo a los diputados del Congreso para conseguir que se haga pública toda la información sobre la operación financiera de la indemnización y sobre el coste de mantenimiento de la plataforma, que ha insistido que debe sellarse inmediatamente. El defensor de los catalanes cree que entre la indemnización, el coste por mantenimiento y la financiación de este gasto a 30 años se podrían superar los 4.000 millones de euros, que ha recordado que pagan los contribuyentes y los consumidores a través de la factura. El impago de la indemnización debe hacerse con efecto retroactivo, según el Síndic, que también pedirá a la Generalitat que haga "todas las gestiones pertinentes" para que los afectados por los terremotos sean recompensados. Por último, reclamará a la Generalitat que elabore un informe sobre la sismicidad de la zona afectada para conocer en qué estado ha quedado.