9 Mayo 2018
LA VANGUARDIA, 9 Mayo 2018. EE.UU. está a un paso de alcanzar la tan anhelada independencia energética. Gracias al éxito de las técnicas de perforaciones hidráulicas en las rocas, alimentadas por los altos precios del crudo, la producción de petróleo en el país marcará un récord histórico: 11,86 millones de barriles diarios, 500.000 más respecto a las anteriores previsiones. Los estadounidenses culminarían así el incremento de su capacidad productiva que empezó en el 2010 y se convertirán, en pocos años, en líderes mundiales. 
 
Con esto snúmeros, el país ya no necesitará comprar tanto oro negro del exterior para satisfacer su desmedido apetito: si se mantiene la tendencia, el año que viene las importaciones netas bajarán al punto más bajo de los últimos sesenta años: un 1,5 millones de barriles diarios. Las incógnitas de si Donald Trump reactivará las sanciones a Irán marcaron ayer el mercado, preocupado por las repercusiones sobre el área del Oriente Medio. En realidad, las cotizaciones, que se sitúan en el nivel más alto de los últimos tres años, ayer experimentaron un retroceso. Tanto el barril de Brent de referencia en Europa como el Texas,el que marca el ritmo en EE.UU., perdieron terreno, hasta los 73 y 68 dólares, respectivamente. ¿Por qué?
 
Hay que tener presente que EE.UU., primer consumidor mundial, no importa ni una gota de petróleo de Irán, con lo que el efecto colateral de las sanciones –que en todo caso tardarían hasta seis meses en desplegar sus efectos–es relativo. “El impacto de las posibles sanciones no sentirá inmediato y puede ser limitado”, admitían los analistas de Commerzbank. Asimismo, varios analistas recordaban que las cotizaciones
ya venían subiendo desde hace semanas y que era necesario reequilibrar los precios. El petróleo ayer también fue presionado por la fortaleza en el dólar , que avanzó hasta su nivel más alto del 2018 frente a una canasta de monedas.“ Si el dólar continúa recuperándose, independientemente de lo que haga Trump con Irán, cualquier ganancia que se obtenga con el petróleo será efímera, ya que el mayor riesgo es el dólar”, dijo Brian LaRose, analista técnico en United-CAP.