28 Mayo 2018

CINCO DIAS, 28 Mayo 2018. Mubadala, el fondo soberano de Abu Dabi propietario del 100% de Cepsa, tiene muy avanzado su proyecto de desinvertir una participación de la petrolera española, pero sin perder su control. Aunque inicialmente Mubadala estudió todas las opciones, la operación se va concretando y toma forma. Según fuentes empresariales, el fondo ha descartado prácticamente la entrada de un socio industrial, no porque no quiera, sino porque ningún operador energético se ha interesado por una participación minoritaria en Cepsa.

También el accionista único de la petrolera ha descartado, por razones políticas, la entrada de algún fondo árabe homólogo, pese a que alunos sí han mostrado interés. En este punto, a Mubadala le queda la alternativa de dar entrada a fondos privados que quieran entrar en el capital o la salida a Bolsa, una vía que cada vez cobra más fuerza. Una muestra de ello es que Abu Dabi ya ha decidido que venderá entre un 25% y un 35% del capital de su petrolera y es que, precisamente, la CNMV obliga en las ofertas públicas de venta de acciones (OPV) a colocar como mínimo un 25% del capital, según indican fuentes al tanto de la operación.

De hecho, Mubadala ha fichado a cuatro bancos para preparar la colocación bursátil. La desinversión se cerraría, según las previsiones, en octubre. Para ello, el fondo de Abu Dabi ha contratado a Morgan Stanley, Merrill Lynch, Citi y Santander. Estas mismas fuentes, aclaran que el proyecto de ceder ese tercio del capital de la empresa que dirige Pedro Miró a un único socio al margen de la Bolsa, es una vía que Mubadala no abandona. En este caso, cuenta con el asesoramiento general de Rothschild. En el caso de que prospere la solución de dos socios bien avenidos compartan el capital, la gestión de la compañía no se vería alterada, pues el control seguiría en manos de Mubadala sin la servidumbre de la Bolsa. Por contra, en el caso de que Cepsa termine cotizando en el mercado de valores, tendrá que someterse a la normas de gobierno corporativo y a reforzar su obligación de transparencia. En este caso, sus directivos siempre han recordado que, pese a que la compañía no cotiza desde 2011 (año en el que el capital pasó en su totalidad a IPIC, fondo del emirato que dio lugar al actual Mubadala), ha actuado como una cotizada más. Quizás porque consideraban que se trataba de una situación provisional y que tarde o temprano su accionista colocaría una parte en Bolsa, dada la relevancia de la empresa y el fuerte desarrollo que ha experimentado.

Cuando IPIC adquirió la totalidad de Cepsa, tras una larga batalla judicialentre sus dos grandes accionistas, Total y Santader, la compañía se valoró en unos 7.500 millones de euros. Solo en el primer trimestre, la compañía invirtió 1.300 millones de euros y, según indicó Miró en una comparecencia en el Congreso, el objetivo es llegar a los 40.000 millones en los próximos años. Mubadala quiere mantener el desarrollo de proyectos en Latinoamérica y África. Las últimas inversiones se han centrado en Argelia, donde, junto a Sonatrach y Alnaft (Agencia Nacional Argelina), ha firmado un nuevo contrato de concesión para la explotación del yacimiento Rhoude el Krouf (RKF). Con una duración de 25 años, es incrementar significativamente la extracción de crudo y producir por primera vez gas licuado de petróleo (GLP), gracias a la utilización de las técnicas más modernas de recuperación de hidrocarburos. Dentro del plan de expansión y diversificación, la petrolera ha reforzado su oferta con el lanzamiento de Cepsa Hogar, convirtiéndose en la única compañía en España que incluye gas natural, electricidad y carburante en un mismo paquete comercial destinado al consumidor final.

Por otro lado, en alianza con Adnoc, Cepsa se ha adjudicado un 20% en la concesión de los campos SARB y Umm Lulu, así como de otros dos más pequeños situados en aguas someras frente a la costa de Abu Dabi. Una concesión de 40 años por la que Cepsa ha aportado unos 1500 millones de dólares como cuota de participación inicial. En españa, la compañía puso en marcha el proyecto de optimización de la planta de aromáticos en la Refinería de La Rábida con una inversión de más de 45 millones de euros. El proyecto ha logrado mejorar la eficiencia e integración entre sus instalaciones de refino y química de Palos de la Frontera (Huelva). En el área de exploración y producción, Cepsa ha salido de Argelia al lograr junto con Pemex y Deutsche Erdoel México, tres bloques de exploración de hidrocarburos en el Golfo de México. Cepsa contará una participación del 20%. El año pasado, Adnoc firmó un acuerdo con Cepsa para construir una planta de alquilbenceno lineal (LAB), o materia prima para la fabricación de detergentes, en su complejo de Ruwais. La planta de fabricación de LAB estará completamente integrada en el complejo refinero de Adnoc.

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/05/25/companias/1527269692_5...