29 Jun 2020

29 Junio 2020. LA VANGUARDIA. Noruega planea una gran expansión de la exploración petrolera en su parte del Ártico con el objetivo de encontrar nuevos yacimientos que permitan mantener la actividad a largo plazo. El Gobierno conservador anunció esta semana que subastará hasta 136 nuevos bloques de exploración, 125 en el Mar de Barents, un sector aún poco explotado del océano Ártico, y el resto en el Mar de Noruega.

La ministra de Petróleo y Energía de Noruega, Tina Bru, defendió que los nuevos descubrimientos son esenciales “para mantener el empleo y la creación de valor”. Noruega es el mayor productor de petróleo de Europa occidental y uno de los principales exportadores de gas del mundo –en el 2017 superó a Qatar y se convirtió en el segundo, solo por detrás de Rusia—y tiene el mayor fondo soberano del mundo, con un valor cercano al billón de euros gracias a la riqueza derivada de la explotación de los hidrocarburos.

Polémica. La decisión ha desatado la ira de las organizaciones ecologistas

“Es importante no perder de vista las perspectivas a largo plazo”, aseveró la ministra, que aseguró que los últimos meses han sido “particularmente difíciles, también para las compañías petroleras y la industria suministradora”. A principios de junio, el Parlamento noruego aprobó un amplio paquete de ayudas económicas para el sector petrolero, que debe contribuir a impulsar nuevos proyectos, incluyendo nuevas exploraciones en el Ártico. “Un suministro constante de nueva superficie es crucial para mantener la actividad en la plataforma continental de Noruega”, argumentó la ministra de Petróleo y Energía, Tina Bru.

Según la Junta de Petróleo de Noruega, una agencia gubernamental, el país nórdico ha producido hasta el momento el 48% de los recursos recuperables de la plataforma continental, lo que significa que más de la mitad de las reservas disponibles aún están sin explotar. Aunque es imposible determinar exactamente cuánto queda por descubrir, los análisis de este organismo indican que puede representar el 25% del total.

La nueva ronda de concesión de licencias, la vigesimoquinta de Noruega, se había retrasado debido a un largo debate sobre hasta dónde se debería permitir perforar, que concluyó hace pocas semanas cuando el Parlamento decidió establecer el denominado “límite de hielo”, a partir del cual no podrá desarrollarse actividad petrolera.

Reservas. La Junta de Petróleo del país calcula que se ha explotado hasta ahora el 48%

Con esta expansión se podrían abrir ocho regiones del Mar de Barents que hasta ahora no han estado disponibles para la exploración. Aproximadamente la mitad de los 125 bloques sugeridos se encuentran en la parte norte de este mar, y si se aprueban serán algunas de las perforaciones de petróleo en alta mar más septentrionales del mundo.

La decisión del Gobierno noruego ha provocado la indignación de las organizaciones ecologistas, que hace años que reprochan que el país escandinavo siga apostando por el oro negro pese a la crisis climática. El anuncio ha coincidido además con las noticias de un nuevo récord histórico de temperatura en el Ártico.

Noruega es uno de los países firmantes del acuerdo de París para hacer frente al calentamiento global y se ha comprometido a reducir las emisiones de dióxido de carbono pese a que no es miembro de la Unión Europea. Sin embargo, este compromiso no incluye las emisiones producidas por los combustibles fósiles extraídos de su territorio y utilizados por otros.

“Noruega ha fallado a la hora de tomarse la crisis climática en serio”, lamentó el responsable de Greenpeace en Noruega, Frode Pleym. “El Gobierno noruego tiene todo el conocimiento sobre la crisis climática y escoge ignorar los consejos de los expertos”, añadió.

En la misma línea, Silje Lundberg, presidenta de la Sociedad Noruega para la Conservación de la Naturaleza (Naturvernforbundet), dijo que emitir nuevas licencias no tiene sentido cuando el mundo ni siquiera puede permitirse el lujo de utilizar las reservas de petróleo y gas ya descubiertas. “La política petrolera del Gobierno es tan increíblemente irresponsable que es difícil encontrar las palabras”, reprochó. “Los sindicatos y los expertos medioambientales han alertado repetidamente contra la perforación petrolera sin que los gobiernos hayan escuchado. Esperamos que el Gobierno tenga en cuenta las aportaciones que reciba en la ronda de consultas”, añadió.

Ahora se abre un periodo de dos meses de consultas públicas, después del cual se podría reducir el número de permisos, a lo que seguirían las adjudicaciones, previstas para la segunda mitad del 2021.

https://www.lavanguardia.com/economia/20200629/482008646290/noruega-reab...