9 Jan 2019

EXPANSION, 9 Enero 2019. La cruzada del Gobierno contra el cambio climático incluye una especial ofensiva contra los hidrocarburos, y en especial el polémico fracking. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima incluye un artículo 5 demoledor para el sector de la exploración y producción de hidrocarburos en España. “A partir del 1 de enero de 2019, y durante un período de diez años, no se otorgarán en el territorio nacional, incluido el mar territorial, la zona económica exclusiva y la plataforma continental, nuevas autorizaciones de exploración, permisos de investigación de hidrocarburos o concesiones de explotación de hidrocarburos”, dice el borrador.

Asimismo, a partir del 1 de enero de 2019, y durante un plazo de diez años, no se otorgarán nuevas autorizaciones para realizar en el territorio nacional, incluido el mar territorial, la zona económica exclusiva y la plataforma continental, cualquier actividad para la explotación de hidrocarburos en la que esté prevista la utilización de la fracturación hidráulica (fracking). Por otra parte, “cinco años antes del final de la vigencia de una concesión de explotación, y sin perjuicio de los requisitos establecidos en el real decreto de otorgamiento, el operador de la misma presentará ante el Ministerio para la Transición Ecológica un informe reflejando el potencial de reconversión de sus instalaciones o de su ubicación para otros usos del subsuelo, incluida la energía geotérmica, o para otras actividades económicas, en particular el establecimiento de energías renovables”.

Es decir, no sólo no se van a dar más licencias. Las que  hay, además, tienen que ir pensando en reformularse para otros usos. Además, en la disposición transitoria décima  se pone fecha oficial a la defunción de la exploración y producción de hidrocarburos en España. “Los permisos de investigación y las concesiones de yacimientos ya vigentes no podrán prorrogarse, en ningún caso, más allá de 2040”. Excepto por el espejismo que tuvo el anterior Gobierno del PP sobre la existencia de grandes reservas en Canarias, cabe decir que la producción de hidrocarburos en España es muy limitada.